Restaurante tradicional en Tavernes de la Valldigna

Venga a conocer nuestro restaurante tradicional por muchas razones. Disfrute con nosotros los momentos más importantes. Le esperamos. 

Orígenes y tradición

Los orígenes del establecimiento, como institución de servicio, se remonta hasta finales del S. XIX, cuando se ofertaba por aquel entonces al cumplimiento del servicio local del personal que se dedicaba a las tareas de campo, en sus inmediaciones de tierra de arroz de aquella época y de hortaliza en el término de Tavernes de la Valldigna. Al mismo tiempo, debido a su ubicación situado al lado de la principal arteria que une Valencia con Alicante, dentro de este mismo periodo, ya era patente el emergente tráfico de arrieros con el transporte de mercancías que estaba en circulación, por lo que la demanda combinaba ya desde sus propios inicios la taberna junto con el hospedaje y restaurante.
Restaurante 5 Hermanas fachada

El actual nombre de “Restaurante 5 Hermanas” es el término moderno que, a partir de los años 60, la tercera generación estableció como propio sobre el antiguo nombre ascendente de Venta de San Lorenzo. Ambas denominaciones hacen referencia a sus propietarios, tanto al padre y abuelo fundador Lorenzo, así como a su descendencia de sus 5 hijas y un hermano, y que éste último no se nombra por motivo de abreviatura. La trascendencia de la nueva denominación, popularidad y consolidación arraigada de éste último, ha pasado a la tercera generación sin alteración alguna.


Durante el periodo que abarca de los años 60 hasta los 90, se incrementa, perfecciona y se practica una re-adaptación continua de todo el servicio, tanto a nivel de restaurante, así como la taberna y el hospedaje. Posteriormente a partir de los años 90 se inicia un nuevo cambio con el desvío de la carretera y con ello la historia del establecimiento que siempre ha estado ligado a prestar servicio a la vía. Esta nueva circunstancia es la que origina la nueva edificación de “Las 5 Hermanas II” con todas sus modernas instalaciones, y que éstas, a parte del servicio de bar y restaurante, ahora se amplía con salón para banquetes, bodas, convenciones, cena-baile los sábados, etc. cuya mejoría es patente a todos los niveles, a excepción de la pensión porque actualmente el servicio está inoperante.

Actualmente están los dos restaurantes a pleno rendimiento, trabajando con una gran disponibilidad de ofertar el mejor servicio y calidad posible a todos sus clientes. En la consecución de consolidar una trayectoria con la distinción de una marca propia, ha sido decisivo el afectivo trato familiar, así como la larga historia de reconocimiento, lo que ha hecho posible la confianza que sus clientes depositan en la prestación diaria de todos sus servicios. Los herederos de 4.ª generación, continúan la misma línea de llevar el negocio con la misma satisfacción de siempre, y para ello se ha optado por seguir la tradición con la misma fórmula de siempre, y que ha sido principalmente la clave que ha hecho posible la continua mejora y re-inversión de todos sus servicios, para que de este modo siempre se pueda ofertar a los clientes la mejor calidad y la garantía del éxito de su visita.